LA DIPUTACIÓN DE ALBACETE SUMA SU APOYO AL FESTIVAL BENÉFICO DEL COTOLENGO

El presidente provincial, Santi Cabañero, junto al diputado responsable del Área Social, José González, ha participado en la presentación pública del cartel del tradicional Festival a beneficio de la Institución Benéfica del Sagrado Corazón, ‘Cotolengo’, previsto para el 18 de mayo en la Plaza de Toros de la Albacete.



Junto al alcalde, Manuel Serrano, y a la Hermana Constancia, en representación del Cotolengo, y ante representantes de asociaciones y clubes taurinos, Cabañero ha agradecido que hayan contado con la Diputación para colaborar “en esta iniciativa tan arraigada en nuestra provincia”, con más de 30 ediciones, apuntando que en cada una de ellas se repiten dos elementos, en alusión al éxito y a la solidaridad. Cuestiones que, como ha explicado, tienen un denominador común: la labor social, encomiable que realiza la Institución Benéfica.

El máximo responsable provincial ha elogiado públicamente el trabajo que se realiza desde ‘el Cotolengo’, con casi sesenta años coprotagonizando la construcción de “una sociedad mejor”. Entidad que, ha apuntado, comparte con la Diputación el objetivo de enfrentar las desigualdades para mejorar la vida de las personas más vulnerables de la provincia, siendo clave para que las administraciones puedan llegar, con un trato cercano y empático, allí donde solas no podrían hacerlo, y agradeciendo al voluntariado de la organización benéfica que así lo hace posible.

«Quiero lanzar un agradecimiento sincero, Hermana, a ese trabajo que hacen ustedes que son, como bien decía antes, esa punta del iceberg, pero que hay muchísima gente detrás, muchísimos voluntarios y voluntarias que, de forma desinteresada, día tras día, dan lo mejor de sí para que aquellas personas que más necesitan de la colaboración de lo público, tengan cubiertas sus necesidades básicas. Ese trabajo que ustedes hacen es impagable porque, además, nisiquiera es su obligación: es obligación de las administraciones poder hacer que todo el mundo tenga lo que necesite. Como por desgracia, insisto, no es así, ustedes son imprescindibles y el trabajo que realizan es digno de admiración y de agradecimiento», ha explicado.

Cabañero subraya el valor de una cita emblemática que, además de ayuda, visibiliza

El presidente ha señalado que, como se ha visto durante sus más de tres décadas, este Festival también pone de relieve “la solidaridad, el compromiso y la empatía” de la sociedad albacetense; y, presumiendo del “patrimonio humano” que hay, desde el pueblo más pequeño hasta la mayor ciudad del territorio, ha asegurado que la provincia de Albacete es “un ejemplo y un orgullo” para quienes la representan desde las instituciones públicas.

Confiando en que el próximo 18 de mayo se volverá a reeditar el éxito de este Festival, ha aplaudido el cartel, que refleja (ha afirmado) la buena salud del sector de la tauromaquia en Albacete y la gran ‘cantera’, fruto del trabajo que realiza la Escuela de Taurina, con la que la Diputación de Albacete colabora junto al Ayuntamiento, al igual que con esta actividad benéfica.

«La Tauromaquia siempre ha sido solidaria y ha estado al lado de las personas que más lo precisan, en este caso, a través del trabajo que se hace desde el Sagrado Corazón. Cuando Albacete los precisa, los toreros de Albacete siempre están. Por eso Albacete (y también las instituciones que representamos a esta provincia) tenemos que estar cuando los toreros de Albacete nos precisan. Creo que tiene que ser una relación recíproca porque es de justicia», ha afirmado Cabañero.

Andrés Palacios, Alejandro Peñaranda, José Fernando Molina, Manuel Caballero y Cristián Pérez que, junto al alumno de la Escuela Taurina de Albacete, Nicolás Cortijo, conforman el cartel del Festival, con novillos y toros donados por las ganaderías ‘Montealto’, José Cruz, Couto de Fornilhos, ‘La Palmosilla’, Juan Manuel Criado y ‘Los Chospes’.

Cabañero ha animado a la ciudadanía a disfrutar del Festival y ha reiterado la organización la mano tendida de la Diputación de Albacete para seguir uniendo esfuerzos por una buena causa que no sólo ayuda a la labor de la institución benéfica, sino que también la visibiliza.