EL ALTO TAJO QUIERE SER EL PRÓXIMO PARQUE NACIONAL Y SIGÜENZA PATRIMONIO MUNDIAL DE LA HUMANIDAD

La dirección general de Turismo, Comercio y Artesanía, dependiente de la consejería de Economía, Empresas y Empleo de Castilla-La Mancha, con la colaboración de la consejería de Desarrollo Sostenible, ha puesto en marcha una campaña de promoción turística con el objeto de destacar los valores medioambientales, paisajísticos, culturales y patrimoniales del Parque Natural del Alto Tajo y de Sigüenza.



Redacción: Ruiz | Ciudadhellin.com


Tras las Jornadas de Meteorología y Promoción Turística del Medio Natural – que este año no ha podido celebrar su normal desarrollo como consecuencia de la crisis sanitaria de la COVID-19 – la campaña centra su interés en dos enclaves excepcionales de la provincia de Guadalajara: el Parque Natural del Alto Tajo y el municipio de Sigüenza y pretende poner en valor sus encantos, enviando imágenes a todos los medios de comunicación del país y con un espectacular vídeo promocional.

El aspirante a convertirse en Parque Nacional, hoy Parque Natural del Alto Tajo, atesora, en sus cerca de 106.000 hectáreas y sus casi 70.000 hectáreas de zona periférica de protección, la red de cañones y hoces fluviales continua más extensa de Castilla-La Mancha, en cuyos extensos sabinares encuentran refugio el 20% del total de especies de la flora ibérica.

Sus bosques de ribera y sus pinares acogen un vasto ecosistema de mamíferos, reptiles, aves rapaces, siete especies autóctonas de peces y nueve clases distintas de anfibios, mientras que las espectaculares paredes rocosas que rodean los cañones fluviales albergan colonias de especies amenazadas como el águila perdicera, y poblaciones de rapaces como el águila real, el alimoche, el buitre leonado, el halcón peregrino o el búho real.

Los amantes del turismo activo tienen también la posibilidad de practicar deportes de aventura, como el buceo, la equitación, la escalada, la espeleología, el rappel, o el piragüismo, entre otros.

Sigüenza se postula, para ser reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Con un patrimonio prácticamente inalterado desde la época medieval que conforma la villa, muchos son los valores que atesora para merecer el marchamo que distingue y protege a otros 15 municipios de España.

El urbanismo de la ciudad alberga tesoros de muchos de los principales estilos arquitectónicos: el románico, en su imponente catedral, que se finalizó ya siendo gótica, y en las iglesias de Santiago y San Vicente; el gótico de Santa María de los Huertos o de la Casa del Doncel; el renacentista de la Sacristía de Las Cabezas; o el barroco del trascoro.

Coronando el conjunto, el castillo, hoy Parador Nacional, cuya estampa elevada es especialmente fotogénica desde el Mirador de Ronda.

Un asado de cordero, un plato de cabrito, unos huevos fritos con chorizo y torreznos, una trucha, una buena sopa castellana que temple el cuerpo del viajero, un bizcocho borracho o unas yemas del doncel, harán las delicias de cualquiera que haga un alto en el camino en sus numerosos restaurantes y mesones.

Tres restaurantes con estrella Michelín ponen el toque vanguardista a una tradición culinaria que, en Sigüenza, se eleva también a la categoría de obra de arte.


Las opiniones vertidas en los artículos son escritas por sus autores y no necesariamente reflejan la opinión de ciudadhellin.com. Se han tomado todas las precauciones razonables para producir información veraz en esta web. Ciudadhellin.com no se responsabiliza por las pérdidas o daños sufridos por alguna persona como consecuencia del uso de las informaciones que aparecen publicadas. Si observa algún error, o quiere mostrar alguna duda, o proponer alguna sugerencia, póngase en contacto a través de nuestros formularios.