CÁRITAS ALBACETE Y FUNDACIÓN EL SEMBRADOR INVIERTEN 5,5 MILLONES DE EUROS A LO LARGO DEL 2023

Más de 9.500 personas se beneficiaron de los diferentes programas que la entidad lleva a cabo.



La inestabilidad laboral, la presión de la vivienda para la economía familiar, especialmente en familias con menores a cargo, y las dificultades para afrontar gastos imprevistos, son los principales escollos para las personas a las que Cáritas acompaña.

Así lo refleja la memoria anual 2023, que se ha presentado este lunes. La directora de Cáritas Diocesana, Rosa García, y el secretario general, Antonio García, han sido los encargados de presentar la memoria social y económica durante una rueda de prensa celebrada en el Obispado de Albacete.

Durante 2023, Cáritas invirtió la cifra récord de 5,5 millones de euros en sus diferentes recursos y proyectos, así como en acciones de cooperación internacional y apoyo a emergencias. Gracias a estos recursos disponibles, 9.574 personas se beneficiaron de la acción realizada por la entidad.

“El encadenamiento de crisis económicas ha producido una acumulación creciente de personas y hogares en situación de pobreza y exclusión que no logran recuperar su anterior situación”, ha asegurado Antonio García, durante la presentación del balance de actividades.

Gastos esenciales y vivienda

Los datos de la Memoria reflejan las graves dificultades que ha supuesto la crisis inflacionaria para muchos hogares. En el programa de Atención Primaria de apoyo a familias se atendieron en el último año a 2.735 familias. García Blanquer destacó que el peso total de los gastos esenciales sigue representando casi el 70% de sus ingresos para las familias más vulnerables.

El gasto en vivienda, que supone el 30% del total de los gastos, sigue siendo alarmante. El precio del alquiler ha aumentado en un 13% de media, marcando máximos históricos. “La vivienda es el gran pozo sin fondo que se come los recursos de muchas familias, convirtiéndose en un auténtico lastre”, afirmó Antonio.

Para Cáritas es importante que el acceso al derecho a la alimentación y otros bienes básicos se realice de forma normalizada a través de herramientas que lo permitan, como tarjetas monedero, vales de supermercados u otros tipos de ayudas económicas.

Junto a estos apoyos directos, el programa de mediación jurídica ha gestionado asuntos, algunas de ellas relacionadas con desahucios, impagos o tramitación de prestaciones como el Ingreso Mínimo Vital, realizando, en total, 1.964 intervenciones.
En relación al empleo, Antonio mencionó que, a pesar de las mejoras en la estabilidad, las condiciones de vida no han mejorado significativamente. La tasa de parcialidad en Castilla-La Mancha se sitúa en el 13,2%, y la de temporalidad en el 16,3%, niveles que no han vuelto a sus cifras previas a la Gran Recesión de 2008.

El programa de Empleo de Cáritas Diocesana, junto a la Fundación el Sembrador, ha acompañado a 1.212 personas durante el año pasado. Con una Agencia de Colocación homologada, tres empresas de inserción y ocho líneas de negocio, Cáritas ha apostado por mejorar la empleabilidad de las personas.

A través del programa de Infancia, Adolescencia y Familia, Cáritas apoyó a 490 niños y niñas, destaca también el trabajo de la entidad en la prisión, donde participaron 87 personas, y con personas sin hogar, prestando cobertura inicial y apoyo a 96 personas.

Fuera de las fronteras nacionales, Cáritas ha apoyado proyectos de cooperación en Bolivia, Argentina, Nicaragua, India y Burkina Faso, Colombia y Mozambique además de emergencias en Marruecos, Haití, Líbano, Sahel, Indonesia, Siria, Ucrania, Turquía y Venezuela.

Cáritas ha hecho una llamada a poner en el centro de la agenda política y social a las personas en situación de vulnerabilidad, implementando acciones que resulten eficaces para todas las personas.

Allí donde nos necesitas, abrimos camino a la esperanza

En este marco Cáritas presentó su campaña institucional con el lema “Allí donde nos necesitas, abrimos camino a la esperanza”, con una invitación a salir al encuentro de los demás, especialmente de las personas más vulnerables; comprometerse con el bien común y cultivar la solidaridad en comunidad. “Sabemos que se puede recalcular la ruta de mil maneras, solo hace falta estar ahí, cerca, al lado de tanta gente que lo necesita, y ofrecer lo que todas las personas llevamos dentro: el amor, en forma de escucha, de acogida, de tiempo, de oportunidad”, afirmó Rosa García, directora de Cáritas Diocesana de Albacete.

El trabajo de Cáritas durante el año 2023 ha sido posible gracias a la colaboración de sacerdotes, técnicos y más de 1.000 personas voluntarias, así como socios, donantes y el apoyo de las administraciones públicas. “El amor, la gratuidad y el servicio vertebran nuestro trabajo y son brotes que se hacen visibles en cada una de las personas que acompañamos”, agregó Rosa.

Semana de Cáritas

Finalmente, Rosa presentó las actividades de la Semana de Cáritas que, con motivo del Corpus Christi, continuarán a lo largo del mes de junio. Entre estas actividades se incluyen un reconocimiento a empresas colaboradoras, una exposición sobre ecología integral, que tendrá lugar del 4 al 21 de junio en la Sala de Exposiciones de Unicaja, un encuentro de voluntariado, la eucaristía de fin de curso, Comidas del Mundo en la Escuela de Hostelería El Sembrador y varias iniciativas centradas en la sensibilización sobre los cuidados.